VERTEX - Revista Argentina de Psiquiatría
  Volumen VI— Nº19
Marzo/Abril/Mayo 1995


   Descargue este número en su PC

  • SUMARIO:
    • Dossier: “ENVEJECER"
      Escriben: Andrés / Chapot / Guido / López / Macotinsky / Matusevich / No‘l / Salvarezza / Strejilech / Szurman.


    • Introducción

      Coordinación Daniel Matusevich


      "La vejez es sólo restricción para quien no la merece. Uno la merece no retirándose del mundo, o haciéndolo sólo para aspirar a una forma más estricta y exigente de logro. Este presupone una nueva vida para todos los gue han fracasado, pero también para los que dan la sensación de que no fracasarán. Quiero llamarlo la cara bifronte, la cara de Jano de la vejez: una se vuelve hacia el vencido, y la otra hacia aquellos que aún no fueron derrotados, o que tal vez no podrían serlo nunca".

      Este fragmento del "Elogio de la vejez" del Premio Nobel Elías Canetti nos pareció apropiado para encabezar el dossier de este números en el que Vertex nuevamente se dedica al tema de la vejez, enfocado desde diversos ángulos.

      En los artículos seleccionados la tarea clínica da paso al aporte teórico. Podemos hablar de tres dimensiones en el envejecer: la biológica, la social y la psicológica. De una u otra manera, este dossier trata de dar cuenta de las mismas.

      Haydée Andres introduce el concepto de "vejeces", en contraposición al de "vejez". tratando de rescatar lo singular que hay en cada viejo y en su entorno. De esta forma se destaca la heterogeneidad propia de cada individuo y se evita caer en generalizaciones que terminan siendo reduccionismos.

      Teniendo en cuenta lo físico, lo social y lo psicológico se podrá acceder al nivel de conflicto real del viejo y a partir de ahí comenzar a construir Especial importancia adquiere el concepto de reminiscencia, tomado como función psicológica relacional que se opone al aislamiento y a la deprivación sensorial, estableciendo una modalidad de comunicación constituida por recuerdos y olvidos que debe ser respetada y estimulada.

      El tema de la temporalidad del envejecimiento es central, ya que como todo proceso requiere tiempo y se produce en él.

      Así lo entienden Chapot, Guido, Lopez, Macotinsky, Matusevich y Szurman cuando nos hablan de la "finitud del tiempo" y de la "finitud de la propia vida", enumerando exhaustivamente los duelos parciales que deberán ser elaborados para llegar al duelo mayor, "el del propio envejecimiento". Especial interés adquiere el lugar del cuerpo envejeciente como testigo y protagonista que casi siempre está presente en los motivos de consulta de los viejos.

      ¿Qué ocurre con las patologías narcisistas? ¿cómo atraviesan este momento vital? Sin duda se trata de envejecimientos patológicos en donde la negación casi se transforma en desmentida. Son los otros los que envejecen, hasta que la imposibilidad de sostener estas fantasías llega al punto de poder desencadenar el colapso narcisista.

      La literatura psiquiátrica no abunda en material acerca de cómo envejecen los psicóticos. Este hecho no nos parece casual porque de alguna manera, vejez y psicosis crónica condensarían elementos que desafían la capacidad del terapeuta, debido a que éste es enfrentado a sus propios fantasmas de envejecimiento y locura.

      Pierre Noël nos envía su artículo en el cual se detalla un seguimiento de 23 pacientes de más de 60 años, atendidos durante por lo menos 15 anos, teniendo en cuenta el tratamiento psicológico, la medicación, el lugar de la familia, las internaciones, quedando configurado un mapa muy exacto de cómo envejecen aquéllos que tienen un delirio crónico o una esquizofrenia.

      El autor no descarta las descompensaciones tardías de la patología, pero en cambio relativiza las evoluciones demenciales tipo Alzheimer. Así, queda abierta la polémica con respecto a estos temas, quizás de los más controvertidos de nuestra especialidad.

      Leopoldo Salvarezza, pionero en pensar la vejez, retoma algunos de sus temas ya clásicos como el prejuicio hacia los viejos, el lugar de la familia, la biomedicalización, como prólogo para intentar descifrar el sentido del ser terapeuta de viejos frente a los otros terapeutas y a la sociedad. Decía el mismo Salvarezza en 1988: Un viejo frente a nosotros es como una especie de "espejo del tiempo", y como todos sabemos el destino que la sociedad impone a la vejez.

      Desconsideración, rechazo, aislamiento, explotación y depósito en sórdidos lugares a la espera de la muerte-, nos provoca angustia frente a este futuro posible y nos impulsa a escaparnos de ella. En otras palabras, elegimos no atenderlos.

      Tal vez esta cita nos permita comprender los resultados obtenidos por Sergio Strejilevich a partir de una encuesta, en relación a la formación psicogeriátrica de los jóvenes médicos residentes. Esta, que cuando no es nula resulta insuficiente, replica la realidad que viven los viejos en nuestra sociedad.

      Es nuestra intención que este dossier contribuya a mejorar el estado actual de las cosas.