Nº139 - Volumen XXIX
Mayo/Junio 2018
REVISTA DE EXPERIENCIAS CLÍNICAS Y NEUROCIENCIAS - Impacto emocional y cambios en la conducta profesional a causa del suicidio de pacientes.
  • Enzo Guzzo
    Médico Psiquiatra. Master en Neuropsicofarmacología
    Profesor Asociado de Psiquiatría, Instituto Universitario CEMIC
    Departamento de Psiquiatría CEMIC
    Presidente del Capítulo de Trastornos del Ánimo y Suicidio, Asociación Argentina de Psiquiatras
    E-mail: enzoeduardoguzzo@gmail.com
  • Fernando Taragano
    Médico Psiquiatra, Doctor en Salud Mental, Diplomado en Educación Médica
    Investigador Clínico (CONICET)
    Director Médico Instituto Geriátrico Nuestra Señora de Las Nieves
    Programa Factores de Riesgo de Demencia, Director Protocolo CONICET,
    Departamento de Docencia e Investigación, Hospital José T. Borda
  • Silvina Heisecke
    Profesional Principal Carrera de Apoyo a la Investigación CONICET
    Unidad Ejecutora CEMIC-CONICET
  • Hugo Krupitzki
    Médico, Master en Efectividad Clínica
    Profesor Titular de Metodología de la Investigación, Instituto Universitario CEMIC
    Secretario Académico del Instituto de Investigaciones CEMIC-IUC
    Investigador Clínico CONICET
  • Leonardo Tondo
    Médico Psiquiatra
    Profesor de Psiquiatría, Centro Lucio Bini, Cagliari, Italia y McLean Hospital, Boston, USA

Resumen

El objetivo del estudio fue explorar el impacto emocional y los cambios en la conducta de los profesionales en Argentina, a causa del suicidio de pacientes. Se realizó una encuesta anónima por correo electrónico a profesionales registrados en la base de datos de la Cátedra de Psiquiatría del Instituto Universitario CEMIC. Se obtuvieron 250 respuestas. El 50.6% de los encuestados tuvo pacientes bajo su tratamiento que consumaron suicidio. Entre los psiquiatras, el porcentaje ascendió al 62.5%. Quienes respondieron afirmativamente fueron evaluados a través de la Escala de Impacto de Evento de Horowitz para determinar intensidad del trauma. La media del puntaje para la muestra fue 19.6 (Intensidad Leve), siendo superior para las mujeres (21.2). Una diferencia se encontró en el grupo de profesionales más jóvenes (20-29 años), donde la intensidad del impacto de evento fue moderado (29.0), es decir mayor impacto. La diferencia fue numérica, no alcanzando significación estadística (chi2(4)=8.2110 p=0.084). Si bien solo el 11.5% dijo haber tenido que realizar tratamiento como consecuencia de la muerte de un paciente por suicidio, el 41.5% refirió un impacto negativo en su salud física o psíquica. Casi el 60% de los profesionales refirió haber modificado su práctica clínica luego del suicidio de un paciente y cerca del 80% de los encuestados dijo no haber recibido formación suficiente acerca de la problemática del suicidio. Reconocer estas dificultades y crear áreas de apoyo favorecerán la tarea de aquellos que enfrentan los eventos suicidas.
Palabras clave:Suicidio - Pacientes - Impacto emocional - Cambio conductual - Profesionales de la salud.

PATIENTS’ SUICIDE: EMOTIONAL IMPACT ON HEALTHCARE PROFESSIONALS AND CHANGES IN THEIR BEHAVIOR
Summary

Summary: The objective of the study was to assess the emotional impact on healthcare professionals and changes in their behavior as a result of patients’ suicide in Argentina. An anonymous survey was e-mailed to healthcare professionals registered in CEMIC University Institute Department of Psychiatry database. A total of 250 responses were obtained. Among respondents, 50.6% had provided treatment to patients that committed suicide. The rate rose to 62.5% among psychiatrists. The professionals that gave an affirmative response were assessed with Horowitz Impact of Event Scale to determine the severity of trauma. The mean score for the sample was 19.6 (mild severity), with a higher mean observed in women (21.2). A difference was found in the group of younger professionals (20-29 years), who revealed a higher impact of event, with moderate severity (29.0). This difference was numerical and failed to be statistically significant (chi2 (4)=8.2110 p=0.084). Only 11.5% of respondents referred to the need to undergo treatment as a result of a patient’s suicide-related death. However, 41.5% experienced a negative impact on their physical or mental health. About 60% of professionals made changes in their clinical practice after a patient’s suicide. About 80% of respondents admitted they had not received enough training about suicide. Acknowledging these difficulties and providing support to healthcare professionals is crucial to face these challenges.

Key words:Suicide - Patient suicide - Emotional impact - Behavioral change - Health professionals.